El impulso de querer sentir la aventura de vivir
navegando por la vida.

Viajar, la expresión del tiempo que pasa.

miércoles, 21 de julio de 2010

25.- El Carmen de Formentera, y hacia la Península.

Fondeados en Les Illetes. Llegamos al fondeo al ocaso. Y un montón de personas nos aplaudieron al llegar, ¡y eso que todavía no habíamos largado el hierro!, que por cierto no es de hierro, sino de acero inoxidable, un ancla Rocna, de la que estoy encantado. Hasta ahora me ha agarrado en todo tipo de fondo. Y a veces he querido ponerla a prueba dando atrás a tope, sin inmutarse. Estoy tranquilo con ella.

El ocaso en Formentera. Al fondo, Es Vedrá

Multitud de personas para vivir el ocaso desde Formentera, en Illetes

Las tripulaciones descansando,
después de las primeras 140 millas.

Llegamos al fondeo, digo, y al día siguiente era día de Nuestra Señora del Carmen. Y procesión marinera, claro. Ahí estuvimos. Recuerdo otras procesiones del Carmen a las que he asistido. En Torre del Mar, en la Caleta de Vélez, en Sitges, en l’Ampolla, en Formentera, en Melilla. En Melilla, sí, qué exhibición de alboroto, de espumas, de todo. En Melilla ha sido, sin duda, la más espectacular de todas. Toda la flota por todas las dársenas del puerto, entrando y saliendo de ellas cuando los últimos todavía no saben bien para dónde tirar sin riesgos de colisión. Pero suena todo a alegría. Alegría marinera.

En Illetes participamos de la procesión como espectadores, y pedimos buen rumbo para Telémaco, para sus tripulantes, e idem para la Flotilla, y todas las otras flotillas que han ido surgiendo.



La procesión del Carmen, en Formentera.

Salimos de Formentera, después de repostar gasoil, rumbo la Península, hacia el Rincón de la Salitrona en Murcia, pocas millas apenas pasada Cartagena. El consumo medio de gasoil que hemos tenido ha sido de 3,01 l/hora.

Dejamos Formentera a la 0745 UTC, con una mar dócil, rizada, y un viento de W, fuerza 1. El día está despejado, y augura una buena navegación, con vientos largos. Pero con este escaso viento hemos de poner motor, a 1500 rpm.

A las 1100 UTC nos percatamos de agua potable en sentina, achicamos algo más de 100 litros. Se había desenganchado una conexión del vaso de expansión, en el motor de agua potable, y no percibimos el ruido, al llevar el motor en funcionamiento. Hemos perdido más de 100 l. del depósito de proa.

Las bridas de abajo, a la izquierda, son las que se soltaron

Varias enseñanzas: a) necesito llevar a bordo medio metro de ese tipo de tubito, b) cuando vaya a motor debo acostumbrarme a desconectar el motor del agua, lo mismo que hago cuando abandono el barco en un fondeo o puerto, y c) hemos consumido algo menos de 3 l. de agua por persona/día lo cual es todo un récord.
_______________________

Para el almuerzo hemos cocinado un “Solomillo de la pasión”:

Se sala el solomillo por todas partes. Se pone un dedo de aceite de oliva virgen extra a calentar en una olla y doramos en él el solomillo. Cuando éste esté dorado se baja el fuego.
Añadimos un vaso de coñac que rociamos por encima del solomillo. Tapamos y seguimos cocinando a fuego lento.

Una vez bien cocido, sacamos el solomillo y lo dejamos enfriar en una fuente, donde lo presentaremos. Y reservamos el jugo originado en la olla, con el que haremos una salsa.

En un recipiente a parte hacemos caramelo con 250 gr. de azúcar, que pondremos por encima del solomillo y en el que pegaremos nueces.

El solomillo, caramelizado.

El solomillo, emplatado y con sus salsita.

La salsa la prepararemos de la siguiente forma: en la olla donde está el jugo anterior procedente del solomillo añadimos sal, un vaso de coñac, nueces en trocitos pequeños (tamaño grano de arroz), un vaso de agua, una cucharadita de harina, medio vaso de vino moscatel (yo utilicé “Quitapenas”, de Málaga), y 100 gr. de crema de leche (yo utilicé leche en polvo que diluí en un poco de agua). Y se pone en el fuego para reducir hasta el gusto. Luego, se pone en una salsera para servir en la mesa.
_______________________


Divisamos muchos palangres de pescadores de Formentera. Están en sondas de más de 100 m.

Nosotros tiramos nuestro curry, una vez más, y una vez más no nos pican. Nada.

Para cenar, Palmitos con salmón y York a la plancha.

Poco a poco el viento va subiendo, hasta establecerse en fuerza 5, pasando de marejada a fuerte marejada en zonas, lo que provocaba un incómodo balanceo para nuestro rumbo.

Hemos oído por radio muchos “Pan, pan”. Demasiados. La primera, una embarcación a la deriva con 35 personas a bordo, en la zona de Motril. Otro, ya entrado el día otra patera con 50 personas a bordo, también en la misma zona. Otro, una neumática a la deriva con 4 personas a bordo. Otro, en la zona de Garrucha, un bote con inmigrantes, sin concretar cuántos. Otro, en Almería, neumática blanca con 4 personas a bordo, quizás la misma, no lo sé. Da para pensar y reflexionar.

Son las 0300 UTC, y distingo en mi guardia, por nuestra amura de estribor, 2 flashes blancos. Es el faro de Cabo de Palos. Da alegría tomar conciencia que estás llegando. El viento sopla de fuerza 5, de levante. Marejada ahora. Navegamos a 6 nudos. Estoy en la zona del dispositivo de tráfico de Cabo de Palos, y distingo en mi AIS 9 barcos que he de vigilar. La luz roja de la proa de Telémaco se refleja en la espuma de la rompiente. Sopla mucho para mi gusto y cansancio. Habría preferido rizar la mayor, pero sigo con todo el trapo arriba.

Pasamos palos a las 0600 UTC, y pronto estamos en Escombreras. Enfilamos al islote de Las Palomas para procurar el fondeo de Portús. Portús está a resguardo del levante. Llegamos. Es un remanso. Fondeo. Baño. Nos desinflamos para descansar los cuerpos y las mentes. Son las 1030 UTC. Casi 15 horas navegando, zarandeados.

Portús, al fondo la playa naturista.
Portús, la playa norte.

Pero poco a poco el mar está empezando a entrar en Portús, a pesar de las mil veces y sitios que miramos las previsiones de la meteo. Pero el N no entra, y estamos incómodos.

La Azohia. Marchamos a la Azohia, que está una hora. ¡Y qué buena decisión!. Llegamos de noche, contra toda recomendación para fondear, dando un respeto a la almadraba, que estaban levantando según recibimos de un “aviso a los navegantes”, corroborada en el Navtex.

La Azohia,
bien resguardada de levante.

Las tripulaciones, de paseo por la Azohia.


Sólo tres barcos en el fondeo. Una delicia. Y allí estuvimos hasta el día 20. Y, como era el “paso del ecuador” de José Luis y su hijo, decidimos celebrarlo en tierra, junto con el Mayra.

Y la oferta que vimos fue nuestra perdición. Oferta de un cubo con 10 cervezas, 8 €.

La oferta
(aviso a los navegantes: el joven mantiene la botella sólo para la foto.
Sólo bebe agua)

Y cayeron tres cubos, y las horas del reloj corrieron de prisa, o lentas, o yo qué sé, pero no fuimos a dormir antes de las 3 de la madrugada. Hablamos, y hablamos, y hablamos… ¡cosas del mar y marineros!.

También la Azohia tiene su ocaso. Al fondo, a la derecha, Telémaco.

Mañana partiremos hacia el fondeo de Cabo Cope.

3 comentarios:

sfdrepeto dijo...

Buen paso de navegación ya te veo llegar a Cabo de Gata mañana no?
Que buena comida haceis joe
El niño que siga bebiendo agua jajajaja

sfdrepeto dijo...

Que buena navegacion costera no?
Ahora varadito en una playa solitaria de entresemana.
El niño que siga bebiendo agua jajajaja
Mañana pasais Cabo de Gata, cuidaito.Un abrazo. Ahhhh! que pedazo de cocinero, con plateo y todo, DE LUJOOOOOOOO.

Rik dijo...

Santi, pasamos unos días por Gata. El tiempo está siendo benigno con nosotros. Pero amenaza el levante, y saldremos "juyendo" en breve. Pero todavía estaremos por aquí, sí.

La navegación ahora sí es casi costera. La de Barcelona a Formentera, y de ésta a Murcia son navegaciones "de altura". Y todo lo que hacemos desde que salimos de Barcelona son fondeos. No sentimos más "piratas" y libres así.

Saludos